(TELEMUNDO ATLANTA).- Por primera vez en los últimos 30 años los residentes de Atlanta no serán testigos del tradicional “descenso del durazno” que marca la entrada de un año nuevo.

La noticia la dio a conocer el martes la alcaldesa de la ciudad de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, en un entrevista de radio, “Vamos a tomar un descanso, reevaluar, reexaminar la ubicación y cómo lo planificamos", dijo Bottoms, "Y cuando regrese, les prometo que será más grande y mejor".

La ciudad ya no posee el terreno del “underground”, que era donde se realizaba el evento. 

"El año pasado, fue genial estar allí y la multitud estuvo allí, pero se sintió como un evento improvisado", dijo la alcaldesa,"Sentimos que no le habíamos dado la atención y los recursos que deberíamos darle a un evento de esta magnitud.