CUMMING. -Los investigadores del condado de Forsyth dicen que han arrestado a 24 personas en un operativo importante que tuvo como objetivo a los depredadores sexuales de niños y las personas que usan niños para la trata de personas.

La operación "Just Cause" fue un esfuerzo de cuatro días que se basó en Cumming e incluyó personal policial de 13 agencias estatales, locales y federales.

Tres de las personas arrestadas viven en el condado de Forsyth y casi el resto vive a 50 millas de la Oficina del Alguacil del condado de Forsyth.

Entre los arrestados se encuentran dos delincuentes sexuales registrados y otro delincuente sexual que actualmente cumple condena en una prisión estatal que estaba usando un teléfono celular de contrabando.

"Estas personas sabían que estaban organizando encuentros sexuales con niños muy pequeños, lo que creían que eran muy pequeños", dijo en conferencia de prensa el Alguacil del condado de Forsyth, Ron Freeman.

Freeman compartió un video de drones de algunos de los dramáticos arrestos que ocurrieron el pasado fin de semana.

"Si vienes a este condado y crees que vas a atacar a nuestros hijos, de hecho has elegido el condado equivocado", dijo Freeman, frente a los periodistas.

Los sospechosos tienen entre 19 y 65 años de edad, y los cargos contra los 24 detenidos incluyen todo, desde tráfico sexual de menores hasta solicitar sexo con niños, distribuir pornografía infantil y delitos de drogas.

"Es una gran operación, y para mí es algo hermoso. Me encantan estos casos porque me encanta sacar a estas personas de las calles", dijo Nick Annan, agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional.

Entre los arrestados están Mackenzi Stinson y Johnathon Butler, quienes según los investigadores condujeron de Tennessee al condado de Forsyth con su hija de 2 años para tener relaciones sexuales ilegales con un policía que se hizo pasar por niño en línea.

Trece agencias locales, estatales y federales participaron en la operación, incluida el Buró de Investigación de Georgia.

Freeman tiene una advertencia para los padres: "Debes hablar con tus hijos sobre los peligros que se plantean y los que están al acecho. Los padres deben controlar las redes sociales de sus hijos. Sé que a veces pensamos que estamos entrometiéndonos en sus vidas", dijo Freeman.