DULUTH (TELEMUNDO ATLANTA).- La falta de respuestas claras sobre el origen y fin de la pandemia de COVID-19 hace que la gente busque, crea y comparta un sinnúmero de teorías que difícilmente pueden ser corroboradas.

Lo grave es que esta información con videos y mensajes en el mundo digital hace que hasta las ideas más descabelladas se propaguen sin control alguno.

Como consecuencia, surgen conspiraciones sin prueba alguna apuntando con el dedo a un presunto culpable de esta pandemia.