Una niña de 12 años murió de un paro cardíaco causado por una anemia severa que sufría, a causa de tener una infestación de piojos por años.