Las 3 víctimas son hermanos. Dos de ellos, de 15 y 12 años tenían menos de de dos semanas de haber llegado al país.