Un hombre de Gwinnett podría enfrentar cargos federales por haber apuntado con un láser a la cabina del piloto de un helicóptero de la policía local.