(TELEMUNDO ATLANTA).- Este martes, se llevó a cabo el sepelio de un policía canino que murió cuando un sospechoso le disparó durante una persecución.

"Blue" estaba asignado al Equipo de Tácticas Especiales (SWAT) de la Policía de Gwinnett y estaba entrenado en detección de explosivos y aprehensión de fugitivos.

La mañana del martes, hubo una procesión funeraria y fue enterrado en un cementerio de animales. "Blue" murió el pasado jueves al perseguir a un sospechoso que hurtó un vehículo en Norcross, el sospechoso le disparó y la policía abrió fuego y mató al individuo.