Hoy hubo una jornada histórica en la Copa Mundial Femenina de la FIFA con la selección de los Estados Unidos como protagonista.

La selección de las barras y las estrellas debutó en el certamen escenificado en Francia, y no tuvieron piedad ante la pobre selección de Tailandia. Las americanas, candidatas firmes al título, debutaron con una goleada histórica de 13-0 sobre sus rivales asiáticas en lo que se convirtió en el partido con mayor diferencia de goles en la historia de un Mundial Femenino de la FIFA.