El Atlanta United, los actuales campeones de la MLS, jugaron uno de sus mejores partidos esta temporada, concretando 22 disparos, ocho de ellos al arco, sumando el 72% de la posesión del balón, arrinconando al FC Dallas en el Mercedes Benz Stadium, pero se quedaron con las manos vacías y sufrieron una dura derrota 2-1 ante los tejanos.