Gran celebración en SunTrust Park

Con bombos y platillos realizaron los Atlanta Braves el “Opening Day 2019” en SunTrust Park, marcando el primer partido como local de los Bravos esta temporada.

Llegaron aficionados de todos los rincones del país

El encuentro llegó en buen momento tras ser barridos durante el fin de semana por los Phillies de Filadelfia. Aficionados llegaron desde todas partes de Georgia y los Estados Unidos para celebrar el magno día. Como por ejemplo Arturo Sánchez y Érica del Olmo quienes manejaron más de mil millas para estar junto a los Braves durante este inicio de campaña.

“Venimos desde Texas, Eagle Pass, Texas solo para ver a los Bravos. Es nuestra primera vez aquí en el estadio, primera vez viendo a los Bravos.” Comentó un emocionado Sánchez. “Yo solo vengo por él, me encanta verlo feliz, viendo a su equipo, se comporta como un niño” agregó entre risas del Olmo.

Pese a iniciar la temporada con tres derrotas, el jardinero venezolano Ender Inciarte se mostró optimista antes del partido.

“Creo que es una temporada muy larga, ni siquiera deberíamos pensar en lo que ocurrió en Filadelfia y más bien concentrarnos en lo que podemos hacer aquí en casa” comentó el guardabosques venezolano. “Sabemos de lo que somos capaces, tenemos un equipo muy bueno y vamos a tener una temporada positiva, estamos seguro de eso”.

Despertaron los bates de los Bravos de Atlanta.

El rival de la noche fueron los Cachorros de Chicago y desde el primer turno al bate, Inciarte puso la tónica con su primer cuadrangular de la temporada. La ofensiva brava, apagada durante el fin de semana, despertó de gran manera frente a los lanzamientos de Kyle Hendricks. Otro venezolano, Ronald Acuña Jr también la desapareció del parque y cuando el partido llegó al cuarto capítulo, ya los Bravos ganaban por 5-0.

El resto, como dicen, fue historia, los Bravos ganaron su primer partido de la temporada y mañana estarán de descanso, pero el miércoles volverán al diamante para enfrentar nuevamente a los cachorros en el SunTrust Park.