(TELEMUNDO ATLANTA).-La historia de la llama olímpica se remonta a la Grecia antigua, cuando la mitología decía que Prometeo había robado el fuego a los dioses para dárselo a la humanidad.

Alejandra Becerra tiene más sobre cómo fue reintroducido este símbolo en los Juegos Olímpicos modernos.