La NCAA entregó esta tarde malas noticias a Georgia Tech. Según informó la universidad, el equipo de baloncesto masculino ha recibido alegatos de tres violaciones, dos de ellos de nivel uno, el nivel más grave en la escala de violaciones.

Según documentos oficiales, la universidad está siendo acusada de entregar beneficios no permitidos a tres reclutas durante los años 2016 y 2017. Entre los beneficios se encuentran pasajes aéreos, ropa, vestimenta y zapatos deportivos. La violación de nivel uno tiene que ver con la entrega de más de $600.00 dólares en efectivo y la entrada gratuita a un popular club de strippers de la zona. En total la suma de las tres violaciones llega a más de 4 mil dólares.

Además de las entregas de beneficios no permitidos, también se le acusa al exasistente técnico del equipo, Darryl LaBarrie, de mentir a los agentes de la NCAA durante la investigación y tratar de convencer a los jugadores involucrados de hacer lo mismo. LaBarrie renunció a su cargo con Georgia Tech en 2018.

La institución tiene hasta mayo para responder a los cargos. Las posibles sanciones llegarían después de dicha respuesta.

Presentador de Deportes