Esta tendencia viral incita a los niños a atentar contra incluso su vida o la de un familiar.