Demócrata Warnock gana contienda al Senado por Georgia

Raphael Warnock
Raphael Warnock(Wctv)
Publicado: 6 dic 2022, 13:23 GMT-5
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

ATLANTA (AP) — El senador federal demócrata Raphael Warnock derrotó el martes al republicano Herschel Walker en la segunda vuelta electoral en Georgia, asegurándoles a los demócratas una mayoría en el Senado durante el resto de la presidencia de Joe Biden.

ÚLTIMA HORA. El senador demócrata Raphael Warnock gana la segunda vuelta, según AP.

Posted by Telemundo Atlanta on Tuesday, December 6, 2022

Con el segundo triunfo de Warnock en una segunda vuelta electoral en igual número de años, los demócratas gozarán de una mayoría de 51-49 en el Senado, sumando un escaño a la actual configuración de 50-50 luego que John Fetterman obtuviera la victoria en Pensilvania. Sin embargo, habrá un gobierno dividido, ya que los republicanos tomaron control de la Cámara de Representantes por escaso margen.

En las elecciones del mes pasado, Warnock aventajó a Walker por 37.000 de los casi 4 millones de votos emitidos en el estado, pero no rebasó el umbral del 50% necesario para evitar una segunda vuelta. Walker, un astro del fútbol americano que saltó a la fama en la Universidad de Georgia y posteriormente en la NFL en la década de 1980, no fue capaz de sobreponerse a una serie de acusaciones, incluyendo señalamientos de que pagó por los abortos de dos de sus exnovias.

EN VIVO: Cierran los centros de votación en Georgia y se esperan los resultados de segunda vuelta entre Walker y Warnock: https://bit.ly/3BhP1dU

Posted by Telemundo Atlanta on Tuesday, December 6, 2022

Siga los resultados en tiempo real en nuestra página de Telemundo Atlanta.

También te puede interesar:

Walker, de 60 años, condujo una campaña marcada por un intenso escrutinio de su pasado, discursos de campaña serpenteantes y una serie de acusaciones perjudiciales, incluidas las afirmaciones de que pagó abortos de dos exnovias, acusaciones que el republicano ha negado.

Warnock, cuya victoria en 2021 se produjo en unas elecciones especiales para sustituir al senador republicano Johnny Isakson durante el resto de su mandato, se mostró confiado el lunes en obtener un buen resultado. Indicó que había convencido a suficientes votantes, incluidos independientes y republicanos moderados que apoyaron a Kemp.

La campaña de Warnock ha gastado unos 170 millones de dólares, superando con creces los casi 60 millones de Walker, según las últimas declaraciones federales. Pero los comités de los partidos Demócrata y Republicano, junto con otros comités de acción política, han gastado aún más.

Walker, que aprovechó su fama como deportista para hacerse con la nominación del Partido Republicano, ha intentado presentar a Warnock como un hombre que no discute las políticas del presidente Joe Biden.

En ocasiones, le ha atacado en términos especialmente personales, acusándolo de tener “la espalda doblada” y de “estar de rodillas, mendigando” en la Casa Blanca, un ataque mordaz para un aspirante afroamericano contra un senador de esa misma etnia, por su relación con un presidente blanco.

Hombre de negocios multimillonario, Walker ha inflado sus actividades filantrópicas y sus logros empresariales, incluso afirmando que su empresa empleaba a cientos de personas y facturaba decenas de millones de dólares en ventas anuales, aunque los registros posteriores indican que solo tenía ocho empleados y facturaba una media de 1.5 millones de dólares al año.

Además, ha sugerido que ha trabajado como agente de la ley y ha afirmado haberse graduado en la universidad, aunque no ha hecho ninguna de las dos cosas.

El republicano también se vio obligado a reconocer durante la campaña que había tenido tres hijos fuera del matrimonio, de los que nunca antes había hablado públicamente, lo que entra en conflicto directo con las críticas que lleva años haciendo contra los padres ausentes y sus llamamientos para que los hombres afroamericanos desempeñen un papel activo en la vida de sus hijos.

Su exesposa afirma también haber sido víctima de actos violentos, alegando incluso que Walker le apuntó una vez a la cabeza con una pistola y amenazó con matarla. El republicano nunca ha negado estos hechos.

De hecho, escribió sobre sus tendencias violentas en unas memorias de 2008, en las que atribuía su comportamiento a una enfermedad mental.

Warnock ha contraatacado con sus logros individuales en el Senado, destacando una medida que patrocinó para limitar los costos de la insulina para pacientes de Medicare, al tiempo que recordó a los votantes que los republicanos bloquearon su idea de poner coto a los gastos de todos los pacientes que dependen de la insulina para vivir.

También aplaudió los acuerdos sobre infraestructuras y atención sanitaria materna forjados con los republicanos Ted Cruz, de Texas, y Marco Rubio, de Florida.

Tras las elecciones generales, Biden, que ha luchado contra unos bajos índices de aprobación, prometió ayudar a Warnock para revalidar su escaño, incluso si eso significaba no ir a Georgia.

De hecho, Warnock prefirió hacer campaña con el expresidente Barack Obama en los días previos a la segunda vuelta electoral.

Por su parte, Walker recibió el apoyo de Trump, pero evitó hacer campaña con él. El lunes, último día de campaña, ambos mantuvieron una teleconferencia con simpatizantes, según informó un portavoz del Comité Nacional Republicano.

La pugna de Walker es la última oportunidad que tiene el Partido Republicano para ganar un escaño en el Senado este año.

El doctor Mehmet Oz de Pennsylvania, Blake Masters de Arizona, Adam Laxalt de Nevada y Don Bolduc de New Hampshire, todos leales a Trump, perdieron sus contiendas, frustrando los planes de los conservadores para lograr la mayoría en la Cámara Alta.